viernes, 29 de mayo de 2020


MÁS RELATOS DEL ALUMNADO DE 1º ESO.
¡GRACIAS, LUCÍA!

LAS ABUSONAS,  DE LUCÍA DE LA CRUZ RUIZ - 1º ESO.


CAPÍTULO-1: LA BIENVENIDA
En un pueblo llamado Reine de Noruega vivía una familia feliz. Mar,la niña, le gusta vestir deportiva. Sus ojos son color miel,y el pelo castaño. Tiene 12 años, ella es hija única, y el día que nació sus padres le dieron un amuleto que era una llave. David, el padre, cuyo trabajo era científico, y Laura la madre, era dulce y cariñosa. Ella trabajaba desde hace muchos años en una escuela infantil. Ellos vivían en una casa pequeñita pero acogedora.
Una mañana los padres le dieron una noticia a Mar, se iban a ir de viaje a Egipto. A Mar no le hizo mucha gracia porque… ¿con quién se iba a quedar mientras los padres estaban de viaje? Acababa de entrar en el instituto y estaba pasando una etapa mala y sus padres eran los únicos que le daban ánimos. Los padres decidieron llevarla unos días con su abuela más cercana, llamada Milagros. A ella no le pareció una mala idea porque le tenía mucho cariño y era muy divertida. Como los padres se iban dentro de unos días, Mar decidió, al salir del instituto, ir a comer a casa de su abuela para decirle que se iba a quedar en su casa unos días, dos o tres. Al acabar el instituto, a la salida, unas de su clase le pusieron la zancadilla y se cayó al suelo, y ya en el suelo le dijeron: Mira el chico. Y ella se calló y no dijo nada. La casa de su abuela estaba a tres manzanas, y estaba muy cansada de hacer educación física, y con los insultos se le cayó el mundo encima. Una compañera de su clase que siempre era muy simpática con ella le llevó en coche hasta casa de su abuela, y quedaron para ir al instituto al día siguiente, en la plaza.

CAPÍTULO-2: ADIÓS MAMÁ Y PAPÁ.
 A la mañana siguiente, cuando empezaba a salir el sol, Mar despertó. Fue a la habitación de sus padres, y estaba a punto de sonar el despertador para coger las maletas e ir al aeropuerto de ida al viaje. Como Mar empezaba el instituto a las nueve, decidió acompañar a sus padres al aeropuerto y despedirse de ellos. Mar estaba triste porque al despertar presentía que iba a pasar algo, pero no sabía el qué.
A la hora de despedirse, Mar tenía una angustia dentro de ella porque tenía ganas de echarse a llorar, pero se aguantó porque no quería que sus padres se preocuparan. Cuando llegó a su casa cogió la mochila y le dijo a la casa: Hasta dentro de unos días… Miró la hora y se fue corriendo hacia la plaza donde la estaba esperando su amiga Blanca con una caja en la mano. La abrió y era… un amuleto de la suerte. Blanca le explicó que le había comprado ese amuleto para que, cuando esas chicas, más bien dicho “abusonas”, le insultaran o pegaran, cogiera el amuleto bien fuerte y les dijera lo que pensaba de ellas.
Llegó al instituto, y como no estaban las tres abusonas plantadas en la puerta del instituto con la mirada fija en Mar, Blanca la miró y dijo: Es tu momento. Mar dio un paso al frente, como en las pelis de vaqueros (aquello fue lo mismo), se miraron fijamente las dos y Mar dijo: Sé que ahora empezarás a insultarme, me pondrás la zancadilla cuando pase y muchas cosas más… Yo sé que tú a mí ahora mismo me estás viendo, pero por mucho que tú me insultes, yo NI TE VEO NI TE ESCUCHO. Tú para mí no existes. Se quedó con una cara como si le hubieran dicho que no viste bien. Al acabar las clases, las abusonas, cuando Mar salió, no le dijeron nada pero se quedaron mirándola con una cara de envidia…
Cuando llegó a casa de su abuela no había nadie. Mar gritó: ABUELAAA, ABUELAAA, ABUELAAA. Nadie contestó, pero dejó su comida preparada y la mesa puesta. Mar se asombró porque su abuela siempre estaba en casa. Al acabar de comer se escuchó la puerta. Era su abuela, venia cargadísima de bolsas. Mar se acercó, y eran bolsas de cojines, cuadros, juegos de mesa, peluches… Su abuela había ido a comprar cosas para que estuviera a gusto y cómoda en su casa.

CAPÍTULO-3: LA NOTICIA.
 Al día siguiente Mar se levantó y presintió que este día no iba a ir nada bien. No se equivocó. En el instituto le fue muy bien, pero a la hora de que sus padres vinieran solo vino la madre. Ella pensó que el padre se había quedado por algo de trabajo que le habrían pedido (fotografías, información…). Su madre, con las lágrimas por el suelo, le dijo: Tengo una mala noticia para ti. Tu padre está en el hospital en coma por un accidente de coche y…. entonces al día siguiente no fue al instituto y fue a ver a su padre al hospital.
Mar, al llegar del hospital, iba detrás de su madre, y cuando vio a su padre fue hacia la camilla y … se echó a llorar porque pensaba que iba a perder a su padre. Pero ella, sin perder la esperanza, le comenzó a hablar a su padre, y le dijo: Hola papá, soy Mar. Sé que dentro de poco te despertarás.
Al mes o así volvieron a ir al hospital y la enfermera dijo que muy pronto se recuperaría. Mar se puso muy contenta. Al día siguiente, cuando fue al instituto, todo el mundo le preguntó porque no había ido a clase. Ella contestaba: Me dolía la cabeza. Su amiga sabía muy bien que no le dolía la cabeza y entonces Mar le dijo: Está bien, te lo diré. Mi padre está en coma. Casualidad que las tres abusonas estaban escuchando la conversación, y entonces tuvieron otra ocasión para meterse con ella.
Así fue, a la salida se metieron con ella, y le dijeron a Mar: Qué pena que tu padre esté en coma, ¿no…? Mar no pudo más, se giró y le tiró todos los libros que llevaba en los brazos al suelo. Se arrepintió mucho de lo que había hecho, porque seguro que a la que le había tirado los libros, Daniela, se lo iba a decir a su padre, el director. Y como él es muy sobreprotector, pues se había metido en un lío tremendo.

CAPÍTULO -4: LA PELEA.
Al día siguiente, a la salida del instituto, estaba la madre de Mar esperándola. Ella se extrañó mucho porque debería estar en el hospital, con su padre. Entonces, fue corriendo hacia su madre para saber el porqué estaba allí. Su madre le dijo: Me ha llamado el director para hablar con él,  su hija y  nosotras. Al parecer te has metido en un buen lío. Mar le dijo: Mamá te lo puedo explicar todo. Su madre le dijo: Me lo explicarás todo cuando estés en el despacho…Sabía que no iba a acabar nada bien esa charla.
Mar (comenzó a hablar ella) dijo: Tu hija lleva desde que empezó el instituto insultando, pegándome, haciéndome la vida imposible, y yo he intentado evitarla, me he defendido, pero ella seguía y seguía, hasta que ayer me cansé y saqué toda la rabia que llevaba dentro. El director se quedó mirando a su hija y le dijo: Sé que esto te va a doler mucho, y te va a costar aceptarlo, pero quedas expulsada del instituto por abuso. Daniela, su hija, se arrepintió tanto de lo que había hecho que se echó a llorar y le dijo : Lo siento, Mar. No te volveré a molestar ni nada.

CAPÍTULO-4: HOLA PAPÁ.
 Mar se le quedó mirando con una cara impresionada. Ya no tenía que ir con miedo al instituto, ya tenía un problema menos encima. Mar dio un suspiro y de repente, sonó un teléfono. Era el de su madre, le estaban llamando. A su madre le cambió la cara completamente. Le llamaban del hospital para decirle que su marido se estaba despertando. Cuando Mar se enteró dio un bote de  la silla del despacho, y le dijo a su madre : ¡¡¡¡¡¡Vamos, corre al hospital !!!!!!!!
Cuando estaban de camino al hospital, Mar preguntó qué pasaba, y su madre le dijo: Tengo una buena noticia, tu padre se está despertando. Mar se puso a llorar de la emoción, porque tenía ganas de verlo. Las enfermeras dijeron que no se acordaba de nada, porque había sufrido un coma muy fuerte, entonces necesitaría ir a rehabilitación. Mar le preguntó cuándo le darían el alta, y dijo que pronto, pero que todos los días debería ir a rehabilitación.
A las dos semanas, estaba toda la familia en casa y su padre ya comenzó a hablar mucho mejor, y aunque iba a rehabilitación iba mejorando muchísimo… Al año o así se acabó el instituto, y para celebrar las notas se fueron a Disney Land París. Mar se lo pasó genial y su padre mejoró y todos estaban muy felices.

LUCIA DE LA CRUZ RUIZ- 1º ESO B

martes, 26 de mayo de 2020

Una advertencia a los ‘sapiens’, Pepe Mújica. El país.


Una advertencia a los "sapiens"

Nada en demasía, decían los griegos, porque todo tiene límites y la naturaleza también, pero lo olvidamos. No se debe navegar sin timón, pero en la globalización lo olvidamos. La condujo solo la fuerza del mercado y la tecnología y no estuvo la conciencia política en este proceso. El viejo liberalismo mutó, se hizo ‘liberismo’, y abandonó su humanismo. Hoy, si pudiera creer en Dios, diría que la pandemia es una advertencia a los sapiens.

La destrucción de valor augura pobreza. Ante el peligro la gente se refugió en el Estado. Hablan de nacionalizar, reindustrializar, de soberanía sanitaria y farmaceútica. Surgirán nacionalismos chauvinistas y salarios a la baja. Los escalones bajos de las clases medias en peligro cuestionarán a los Gobiernos y serán el grito de las calles. Los autoritarismos tendrán su primavera, lo mismo que la especulación, intentarán apropiarse de valores a precio de ruina. Habrá quienes pidan solidaridad económica y financiera para con los pobres del mundo y algún gesto de mil millonarios. Los unos y los otros será como cantarle a la luna.

Los bancos centrales del mundo rico inundarán de dólares y euros a sus países. Si la cooperación no logra mitigar a la competencia habrá tensiones geopolíticas dramáticas entre Oriente y Occidente. Me pregunto, ¿los humanos estamos llegando al límite biológico de nuestra capacidad política? ¿Seremos capaces de reconducirnos como especie y no como clase o país? ¿Mirará lejos la política para hacer maridaje con la ciencia? ¿Recogeremos la lección del desastre al ver cómo revive la naturaleza? ¿La medicina, la enseñanza, el trabajo digital más la robótica se afianzarán y entraremos en una nueva era? ¿Habrá fuertes batallones de médicos capaces de ir a luchar por la vida en cualquier lugar o seguiremos gastando tres millones de dólares por minuto en presupuestos militares? Todo depende de nosotros mismos.

viernes, 1 de mayo de 2020

Microrrelatos: algunos consejos y algunos ejemplos.


En relación a la entrada anterior, la del Concurso de relatos cortos y microrrelatos del AMPA, si optáis por escribir éstos últimos, os será útil tener en cuenta lo siguiente:
1. Un microrrelato es una historia “mínima”  y no el resumen de un cuento más largo, ni una anécdota, ni una ocurrencia.
2. A diferencia de los relatos, el esquema narrativo de nudo - desarrollo -desenlace, no funciona. Es demasiado largo para este estilo de contar historias. El microrrelato elimina el desarrollo y se apoya en el clímax para darle un giro inesperado. Parte de su fuerza está en conseguir provocar la sorpresa en el lector.
3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia. Del mismo modo, conviene evitar la proliferación de personajes.
 4. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
5. Un microrrelato es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
6. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es bastante habitual que el autor del microrrelato juegue con la ambigüedad del lenguaje, y la elocuencia de lo que no se dice. En definitiva, piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microrrelatos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.
A continuación tenéis algunos de grandes escritores y escritoras. ¡Disfrutadlos!


EL POZO, de Luis Mateo Díez
Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años. Fue una de esas tragedias familiares que sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa. Veinte años después mi hermano Eloy sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse. En el caldero descubrió una pequeña botella con un papel en el interior. «Este es un mundo como otro cualquiera», decía el mensaje.
 CRIANZAS, de Cristina Peri-Rossi
Siempre imagino que mi madre tiene nada más que veinticinco años (la edad que ella tenía cuando yo nací), de ahí que me enfurezca si la oigo arrastrar los pies, cloquear, toser, pensar como una vieja. No entiendo por qué a los veinticinco años le han salido arrugas ni me explico cómo siendo tan joven se acuesta tan temprano.
Si en algún momento de pavorosa lucidez advierto que es una vieja, tal descubrimiento me llena de horror, por lo cual trato inmediatamente de expulsar dicho conocimiento de la luz de mi conciencia, de manera que en seguida recupera sus veinticinco años.
Ella me trata a mí continuamente como si yo fuera una niña, por lo cual nos entendemos perfectamente. No insisto en crecer, porque sé que es inútil: para nosotras dos, el tiempo se ha estacionado y ninguna cosa en el mundo podría hacerlo correr. Moriré de cinco años y ella de veinticinco: a nuestros funerales asistirá una muchedumbre de ancianos niños y de niños que jamás llegaron a crecer.
Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella , 
de Wislawa Szymborska:

Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella.
Había en la botella un papel, y en el papel estas palabras: “¡Socorro!, estoy aquí. El océano me arrojó a una isla desierta. Estoy en la orilla y espero ayuda.¡Dense prisa. Estoy aquí!”
–No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde. La botella pudo haber flotado mucho tiempo –dijo el pescador primero.
–Y el lugar no está indicado. Ni siquiera se sabe en qué océano –dijo el pescador segundo.
–Ni demasiado tarde ni demasiado lejos. La isla “Aquí” está en todos lados –dijo el pescador tercero.

El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades generales tienen ese problema.
EL GESTO DE LA MUERTE, de Jean Cocteau
Un joven jardinero persa dice a su príncipe:
-¡Sálvame! Encontré a la Muerte esta mañana. Me hizo un gesto de amenaza. Esta noche, por milagro, quisiera estar en Ispahán.
El bondadoso príncipe le presta sus caballos. Por la tarde, el príncipe encuentra a la Muerte y le pregunta:
-Esta mañana ¿por qué hiciste a nuestro jardinero un gesto de amenaza?
-No fue un gesto de amenaza -le responde- sino un gesto de sorpresa. Pues lo veía lejos de Ispahán esta mañana y debo tomarlo esta noche en Ispahán.
UN SUEÑO, de Jorge Luis Borges
En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma de círculo) hay una mesa de madera y un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mí escribe, en caracteres que no comprendo, un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular… El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.
El TIOVIVO, de Ana María Matute

El niño que no tenía perras gordas merodeaba por la feria con las manos en los bolsillos, buscando por el suelo. El niño que no tenía perras gordas no quería mirar al tiro en blanco, ni a la noria, ni, sobre todo, al tiovivo de los caballos amarillos, encarnados y verdes, ensartados en barras de oro. El niño que no tenía perras gordas, cuando miraba con el rabillo del ojo, decía: “Eso es una tontería que no lleva a ninguna parte. Sólo da vueltas y vueltas y no lleva a ninguna parte”. Un día de lluvia, el niño encontró en el suelo una chapa redonda de hojalata; la mejor chapa de la mejor botella de cerveza que viera nunca. La chapa brillaba tanto que el niño la cogió y se fue corriendo al tiovivo, para comprar todas las vueltas. Y aunque llovía y el tiovivo estaba tapado con la lona, en silencio y quieto, subió en un caballo de oro que tenía grandes alas. Y el tiovivo empezó a dar vueltas, vueltas, y la música se puso a dar gritos entre la gente, como él no vio nunca. Pero aquel tiovivo era tan grande, tan grande, que nunca terminaba su vuelta, y los rostros de la feria, y los tolditos, y la lluvia, se alejaron de él. “Qué hermoso es no ir a ninguna parte”, pensó el niño, que nunca estuvo tan alegre. Cuando el sol secó la tierra mojada, y el hombre levantó la lona, todo el mundo huyó, gritando. Y ningún niño quiso volver a montar en aquel tiovivo.

FEROZ, de  Paz Monserrat Revillo
En el pueblo no se habla de otra cosa que de la preocupante plaga de Caperucitas que asola nuestros bosques.
Desde que desapareció su depredador natural las de rojo provocan accidentes, destrozan los huertos y remueven la tierra buscando raíces después de la lluvia. Por las noches merodean por los polígonos industriales y se acercan a los límites de la ciudad para hurgar en los contenedores de basura.
Algunos municipios organizan batidas clandestinas que reúnen a los habitantes más siniestros de la comunidad.
Cada vez que los ecologistas proponen reintroducir el lobo ibérico, los ganaderos salen a la calle con escopetas y garrotes.
Mientras tanto, ellas deambulan en pequeños grupos, con la mirada alucinada y mostrando una maraña de pelo color miel bajo sus harapientas caperuzas. Si se les acorrala cuando van con sus crías-esas deliciosas y pálidas criaturas-se revuelven y atacan con ferocidad.
En el bar yo no me pronuncio sobre el asunto, pero estoy haciendo mucho más que todos esos charlatanes para solucionar el problema. Cada veintiocho días, siguiendo mi naturaleza, acudo al llamado de la luna llena. Me muerdo el aullido que brota de mis entrañas, y salgo de cacería.
TRANVÍA, De Andrea Bocconi
Por fin. La desconocida subía siempre en aquella parada. «Amplia sonrisa, caderas anchas… una madre excelente para mis hijos», pensó. La saludó; ella respondió y retomó su lectura: culta, moderna.
Él se puso de mal humor: era muy conservador. ¿Por qué respondía a su saludo? Ni siquiera lo conocía. Dudó. Ella bajó.
Se sintió divorciado: «¿Y los niños, con quién van a quedarse?»


IX Certamen de Microrrelatos del AMPA IES La Senda . Plazo ampliado.

Los micro cuentos de Juan José Millás vuelanDebido a las circunstancias actuales, el AMPA ha ampliado el plazo para la presentación de relatos al concurso que tradicionalmente convoca.  Este año ha optado por proponer relatos cortos o microrrelatos ( límite difícil de establecer entre esos términos)
Os recuerdo por aquí las bases y os animo a participar. Quizá el confinamiento ayude a vencer la pereza y activar el ingenio.


#################################################


IX CERTAMEN MICRORRELATOS “AMPA IES LA SENDA” BASES 

1.-TEMA. - Libre

2.-ÁMBITO. - Podrán participar en este Certamen todos los alumn@s pertenecientes al IES La Senda de Quart de Poblet.

3.-TALLER DE ESCRITURA. - Se impartirá un taller de escritura, por una escritora invitada los días 17 y 24 de febrero organizado por el AMPA y el IES La Senda, con el fin de aprender técnicas y resolver dudas que puedan surgir a los alumnos que decidan presentarse al Certamen.

4.-PRESENTACIÓN DE LOS TRABAJOS. - Los trabajos, se presentarán en castellano o valenciano y deben reunir los siguientes requisitos:
 • Formato Word. Tamaño DIN A4
 • Mínimo 1 y máximo 2 páginas, numeradas y grapadas.
 • Tipo de letra Arial, tamaño 12.
• Sólo se presentará un trabajo por alumno.
 • Las obras serán originales, rigurosamente inéditas, no premiadas anteriormente en ningún otro concurso. El AMPA del IES La Senda se reserva la facultad de adoptar las medidas que estime oportunas, para garantizar la autenticidad de los trabajos presentados.
• Los originales se enviarán al correo ampa@ieslasenda.es en formato PDF. El nombre del archivo coincidirá con el título “Título del microrrelato”. PDF; constará el TÍTULO EN LA PRIMERA HOJA Y FIRMADO CON EL PSEUDÓNIMO.
 • En ese mismo correo en el asunto se anotará IX CONCURSO MICRORRELATOS AMPA IES LA SENDA 2020. En el correo se indicará: el título y el pseudónimo, en el que se incluirá foto del DNI y los siguientes datos: nombre y apellidos, curso, correo electrónico y número de teléfono. 
5.-PLAZO. - La fecha límite de recepción de los originales será el 23 de mayo de 2020. Serán rechazados todos los relatos enviados después de dicha fecha.
 6.-PREMIOS. - Se establecen dos categorías y un premio en cada una de ellas.
 Categoría A: alumnos que están cursando actualmente 1º y 2 º ESO
Categoría B: alumnos que están cursando actualmente 3º y 4º ESO. 1º y 2º BAT
 La cuantía de los premios será la siguiente:
CATEGORIA A: 1er. Premio: 100 €
CATEGORIA B: 1er. Premio: 100 € Los premios librados no recogidos por sus autores serán entregados a la Biblioteca del Centro.
7.-JURADO. - El jurado, cuya composición se dará a conocer al emitirse el fallo, estará compuesto por: dos miembros del AMPA; dos representantes del IES y un representante del Ayuntamiento, y tendrá las facultades de interpretar las bases y en su caso, declarar desierto el Premio. Su decisión será inapelable y se les comunicará a los premiados, por teléfono o correo electrónico, el día 30 de mayo de 2020. El nombre de los ganadores se hará público a través de la página web y tablón de anuncios del IES.
 8.- ENTREGA DE PREMIOS. -Los premios se entregarán en el acto de fin de curso 2020, si lo hubiera. Se informará a los ganadores del lugar, fecha y hora de la entrega, siendo imprescindible la asistencia de los autores para recogerlos. De no ser así informaremos a los ganadores de donde se ingresará el premio efectivo
 9.-Los originales no premiados serán devueltos a los participantes que así lo soliciten en el plazo de 20 días a partir de la fecha de entrega de los premios. Pasado dicha fecha serán destruidos.
10.-Las obras ganadoras quedarán en poder del AMPA, que podrá utilizarlas cuando estime oportuno, citando siempre el nombre del autor/a.
11.-La presentación de obras a este Certamen implica la aceptación de las bases.

jueves, 23 de abril de 2020

Día del Libro : Palabras "quijotescas" para no desesperar confinados.






Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro, si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca. Así que no debes congojarte ...


En el Día del Libro, quedémonos con las palabras de esperanza de nuestro hidalgo manchego.


                                        ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!


UN RELATO DE PABLO RUBIO- 1º ESO




Hola, me llamo Niky , soy de China y voy al instituto Senda. 
No tengo amigos, todos se ríen de mí 
- Ja, ja, no sabe hablar español.
Siempre estoy en el patio sola. Quiero tener amigos pero no puedo ya que nadie me quiere. 
Pero voy a mostrar que yo soy igual que ellos, así que voy a intentar hacer amigos.

En mi casa mis padres me tratan muy bien, los quiero mucho. Siempre me ayudan en los deberes.
¡Ah, sí! Se me ha olvidado contaros que me encanta escuchar música. En todos sitios suelo ser callada.

Siempre que veo a alguien con un amigo sueño cómo sería tener un amigo, pero como en todos los sueños uno se despierta. 
Sonó el timbre. Dije - por fin acaban las clases-. Ya eran las 2:20. 
Llegué a casa. La comida estaba preparada, pero mi madre me miró con preocupación.
- Qué te pasa, Niky?- dijo mi madre.
- Nada- dije yo-
Mi madre dijo que sabía que me pasaba algo.

Se lo explico todo,  pero le expliqué lo del sueño, que era imposible. 
Mi madre puso una cara de enfado y me dijo - Si no crees con tu corazón y con la mente nunca se cumplirá. La verdad es que al principio creía que era mentira, pero dos semanas después empecé a creer.

Unos pocos días después conocí a una chica. Era como yo, callada. Le gustaba la música. Empezamos a quedar y fuimos muy amigas. 

Le di las gracias a mi madre. Pero en ese momento mi padre entró en casa. Y mi madre le explicó todo a mi padre. Él me dijo que si hablaba más podría socializar mejor. Y eso hice.
Y al final nadie se ríe de mí y tengo muchos amigos. 
Ahora me encanta cada día ir a clases y se me pasa volando.

Pablo Rubio- 1º ESO.

MÁS RELATOS DEL ALUMNADO DE 1º ESO. ¡GRACIAS, LUCÍA! LAS ABUSONAS,  DE LUCÍA DE LA CRUZ RUIZ - 1º ESO. CAPÍTULO-1: LA BIENVENIDA E...