viernes, 23 de marzo de 2018

EL CAMALEÓN QUE, FINALMENTE, NO SABÍA DE QUÉ COLOR PONERSE


Cuando nuestro alumnado más joven se anima a escribir, es fácil encontrar textos tan sencillos y bonitos como el siguiente , un relato breve escrito por Alba López y Virginia Haba Lorente, ambas de 1º de ESO.

Érase una vez un camaleón que cuando sentía emociones cambiaba de color. Un día iba paseando por la calle muy feliz y se puso de color verde. Fue a comprar a la tienda de juguetes y vio un peluche que le gustaba mucho, pero era muy caro, valía 25€ y él solo llevaba 20€: se puso muy triste y cambió de color a azul. Salió de la tienda y se fue al parque pero estaba anocheciendo, se sentó en un banco y se quedó dormido. Cuando se despertó habían cerrado las puertas y empezó a sentir miedo: se puso de color morado. En ese momento se dio cuenta de que no estaba solo, vio una sombra al otro lado del parque, la sombra se fue acercando cada vez más y el camaleón empezó a correr; después de haber estado corriendo un rato se cayó y vio que era  una camaleón muy guapa. Empezó a sentir muchas emociones y a cambiar de color muy rápido: verde porque ya no estaba solo, morado porque no le conocía de nada y le daba miedo que le pudiera hacer algo, azul porque se quería ir a su casa y estaba triste, y rosa porque se había enamorado y pensó…
-¿De que color me pongo?
Cuando se dio cuenta, la camaleón había desaparecido y todo había sido un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario